5 ene. 2011

Horus

Leí un libro en Buenos Aires, que trataba  de reencarnaciones y de energía, según sus paginas te explicaba que somos siempre energía en diferentes fases, hay maestros y guias que aparecen en el  camino por recorrer con  pruebas para llegar a la siguiente fase, también cuenta que nosotros decidimos el lugar donde nacer, incluso a nuestros padres, no somos conscientes de ello pero todo tiene un porque..
Por este libro que llego a mi sin yo buscarlo, me tatué mi antebrazo izquierdo, aparte de explicarme lo que ya os he contado, me llevo de una manera muy ilogica para algunos, a darme cuenta que las energías que me rodeaban no eran buenas para mi, me asuste al principio, porque pensé que algo me podía suceder, luego comprendí que se me estaba dando la oportunidad de ser consciente de ello y actuar.
Podría escribir sobre todo lo que se de este tema , pero creo que esto es algo que se siente desde dentro y no se entiende por que si.. creo que esta información le llega a cada cual en su momento, cada uno lo ha de entender para si mismo, a su manera, si no es así, para mi te están metiendo información no vivida por ti coaccionando tu futuro y condicionando tu vida, yo creo que es todo mas fácil, si dejas que fluyan tus emociones y estas atento a tu alrededor la información te llega, desde el corazón, porque ese es para mi mi gran guia, el que me dice lee esto o escucha aquello, siempre hay algo especial que me hace llegar al siguiente paso.

2 comentarios:

demonella dijo...

Me llama la atención leer ésto justo aquí, justo ahora. Yo creo que las líneas de energía se alinean con la propia, para bien o para mal, según lo que tu yo verdadero esté buscando... y pasan cosas: un libro que cae en tus manos, una persona que te da mucho una noche...no sé, estoy un poco mística hoy.

Sil. dijo...

hola de nuevo las coincidencias nos unen! .. No es fácil escuchar a tu yo verdadero y dejarte guiar por el en un lugar como este donde los ojos de las personas están llenos de miedo a ser felices. Yo no estoy mística estoy mustia de angustia por que siento que por ese miedo de los demás me estoy perdiendo muchas cosas. Un abrazo.